miércoles, 29 de abril de 2015

El tren no olvida

Acuérdate de mí cuando escuches el tren
le dije.
Ella se acordó de mí pero no de los trenes

Cuando me encontró, sólo vio un recuerdo.
Fue inútil esperarla en la estación

Al final del día me acordé de aquello
y en la noche
segundos antes de caer dormido
escuché un tren
y pensé que ella iba en él
acordándose de mí con la cabeza apoyada en el vidrio



7 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

me ha encantado leerte, tu relato el tren es un buen vehiculo de sensaciones,es muy emotivo recibe mis saludos y me quedo entre tus seguidores j.r.

Franco Valenzuela dijo...

Muchas gracias Jose, un abrazo fraterno.

Saludos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

recibo con alegria tu visita y te invito a visitar mi otro blog de poesia en Horas Rotas esper te agrade, mi vida siempre ha sido como un salir del tunel, la luz está al final te cuento tengo una figurilla de mozo de equipajes con las maletas prestas para subirse al tren como enesta ocasión brindo por una amistad poetica duradera. mis saludos jr.

Ana Molina Sánchez dijo...

hola!!! me encanta su blog y todo lo que publica!! es realmente bonito. Ya le sigo =) Le dejo el link de mi blog por si quiere echar un vistazo ;) http://lecturalimonada.blogspot.com.es/
Saludos!!

Franco Valenzuela dijo...

Muchas gracias Ana, pasaré por tu blog.
Un abrazo.
Franco

Diana Gutiérrez dijo...

Me gustó.

Franco Valenzuela dijo...

Gracias Diana.
Saludos!