sábado, 25 de abril de 2015

El cuerpo de su voz

El cuerpo de su voz 
se contonea como el humo de un fósforo apagado
cruza una estela de luz 
y busca un espacio para colarse por la hendidura de la ventana
lo logra
así también se filtra en mis recuerdos
como si hubiese hallado una puerta media abierta en mis ojos
aunque para ella abierta está mi alma

La oigo en mi niñez
y en la vez que besé unos labios diferentes a los suyos

Seguro la oí antes
en el instante en que el viento tuvo la intención de silbar
y yo tuve la intención de besarla
sin saber por qué
si mi mejor romance fue la puesta de sol 
y la mujer amada un cúmulo de sueños deslizándose en mi mente 

Tal vez una brisa silenciosa
sugerente a la nostalgia 
me trajo su voz 
y yo con la inocencia de un niño supuse un sueño 

Ahora me que me hablas pienso
nunca he dejado de oírte
y tú 
vaya cómo son las cosas me dices:
¡Ey! ¿me estás oyendo tú?


2 comentarios:

Erick Mondaca dijo...

Leyéndote poeta , con la astucia del
Pintor

Franco Valenzuela dijo...

Tranquilo mijo,

Un abrazo