domingo, 15 de marzo de 2015

Reflejo

Sin copas en tus labios bebiste la gota
por donde se posan lás lágrimas y no se quedan 
el ángulo del guiño que nos hicimos sin mirarnos
y supimos mantener en silencio para que sólo
nuestros ojos entendieran el lenguaje 
el movimiento imperceptible entre tantos rostros 
como si quisiéramos perdernos
en el terciopelo húmedo de otras pupilas 
para hallarnos en reflejo de otros ojos que miro y te miran


2 comentarios:

María Bartolomé dijo...

Tantos otros lenguajes, tantos otros ojos... para al final lo mismo, y caer.
Encantada.

Franco Valenzuela dijo...

Igualmente María, gracias por pasar.