lunes, 15 de diciembre de 2014

La mujer y el hombre se desbordan

La mujer y el hombre se dan la mano
se sienten profundamente hasta el olvido

El sudor en sus dedos tiene caudales
que en una gota fundida cae en la oscuridad de las palmas

Sobre ellas un río se desborda tenuemente
recorriendo entre líneas como precipicios
las marejadas destinadas a encontrarse
a ser una

Ellos no soltaron sus manos
y fueron uno

Sin dejar de ser cada cual como tal
se miraron 
soltaron sus manos para tomar otras
para fundar nuevos mares 
para ser millones
pero uno
porque nunca fueron de otra forma



En el amor así es 
y el resto
la ilusión del hombre mirando la fotografía
de ella y él sin prever la foto
y en el sudor de sus palmas
desbordados los ríos hasta alcanzar sus ojos


Llueve en los rostros humedeciendo el papel  
luego sus palmas y sus líneas como precipicios
imitando al vacío
donde alguna vez ella tomó su mano
mientras él la miraba a los ojos
encandilado por el flash de la fotografía 






2 comentarios:

Nicky Sciavo dijo...

Eso de ser dos/uno, millones/uno, es lo que a mí me hace darle sentido al amor, al amar...
No sabría cómo de otra forma...

Te leo...

Franco Valenzuela dijo...

Sentido y sentido Nicky ,

Un abrazo