domingo, 23 de noviembre de 2014

La sequía o la cascada

No es sencillo decir estas palabras
que se posan en mi garganta
con fragmentos de terciopelo
para decirlo más suave 
o con voz de pluma movida por la brisa
Me gustas
con voz baja
y voz alta
detrás de la ventana 
cualquiera que escoges cuando me piensas
porque sé que me piensas
si no lo hicieras 
no despertaría en mitad de tus ojos
sobre tu cama
adivinando si esa lágrima que corre
es el cause a mi destierro o a tu corazón 

2 comentarios:

Nicky Sciavo dijo...

No será sencillo pero... qué bonito suena! Y cuando se es correspondido con las mismas letras directito al pecho....uffffff!!!!!

Yo recuerdo ahorita dos palabras que me rompieron todo panorama al oírlas, hace ya varios años atrás: "me inquietas". Uffffff!!!!

Luego de sacarlas del valor de las cuerdas vocales, nuestro poeta tendrá que averiguar ahora cómo es que lo piensa, porque sabe que lo piensa... ;)

Franco Valenzuela dijo...

Un abrazo Nicky!

Después del pensamiento viene lo tangible
Antes del pensamiento?
qué voz sino la del corazón
Antes del corazón?
Algo que nos sueña
Algo que nos piensa