sábado, 26 de septiembre de 2015

Que mi verbo también es polvo

Edad de cristal
Ausencia del relámpago
Crepitosa melodía cubierta de tierra
humedeces el torso del crepúsculo que asoma

Flotas sobre el mar
Te pierdes en el trenzado de fulgores
Vuelves tras el párpado en forma de certeza
y giras con la brisa posando tu verdad

Que mi cuerpo también es aire 
Que mi brisa también es verbo
Que mi verbo también es polvo

Polvo 
que se lleva
el viento

2 comentarios:

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Un poema que nos recuerda nuestra condición de seres mortales.
Saludos desde Suecia.

Franco Valenzuela dijo...

Saludos Gustavo